Comodoro: Demasiada agua para una ciudad desértica

Home  >>  Artículo  >>  Comodoro: Demasiada agua para una ciudad desértica

Comodoro: Demasiada agua para una ciudad desértica

30
Mar,2017

0

En 12 horas cayó la lluvia equivalente a medio año y en las últimas 48 horas suman 150 mm. Se habla de la mayor precipitación en los últimos 40 años. Comodoro Rivadavia necesita de todos.

En varias ciudades suele caer esta cantidad de agua y no pasar nada. Básicamente porque la vegetación y la tierra lo absorben. Sin embargo, el suelo de la costa patagónica no alcanza a succionarla y la arcilla la hace escurrir provocando verdaderos ríos. El piso se erosiona, se agrieta y el agua que corre se ensucia. Así, se empezó a gestar el desastre que hoy golpea a Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut.

La geografía de la ciudad no ayuda. Está mina de cerros y cañadones. Dentro del ejido urbano las calles suben y bajan. La vegetación sobrevive con poca agua y no alcanza a absorbe lo que cae. En el centro de la ciudad varias cuadras antes eran mar. Fueron terrenos que se le arrebataron y que cada tanto intenta recuperar, avanzando con fuerza. Lo paradójico es que durante varios años la sequía de la zona amenaza el suministro de agua potable.

La gran tormenta

La oficina local del Servicio Meteorológico Nacional emitió un comunicado a principio de esta semana advirtiendo, en principio, que lloverían unos 80 mm. Algo inusual para la media de precipitaciones de marzo. Estos fue provocado por un sistema de baja presión que comenzó a formarse durante la tarde-noche del miércoles y alcanzó su nivel máximo de profundización el jueves.

Desde el mismo lunes, la ciudad tenía una bruma que tardó varias horas en irse. Esto era extraño por dos razones. Por un lado, el clima es seco y nunca hay tanta humedad presente en el ambiente. Por el otro, la ausencia del viento -que siempre en mayor o menor medida está presente- no ayudaba a disipar el fenómeno.

La bruma obligó a cortar el tránsito, suspender vuelos y extremar las precauciones en todo lo que implicaba la visibilidad. No se podía ver nada a más de 30 metros.

Las lluvias comenzaron en toda la zona costera de la provincia. Chubut es un cuadrado. Las ciudades costeras, ubicadas al este, tuvieron un embate climático simultáneo, pero en las del sur se prolongó. En el norte provincial, el temporal afectó Puerto Madryn, Trelew, Telsen, Puerto Pirámides y Rawson que en horas del jueves por la tarde tenían la situación controlada.

En el sur, Comodoro Rivadavia, Rada Tilly, Sarmiento y Río Senguer fueron las que presentaban mayores problemas. También se registraban incidentes en la parte norte de Santa Cruz, sobre todo en Caleta Olivia.

En Comodoro las lluvias continuaron constante durante más de 24 horas y todos los sistemas de drenaje colapsaron. Todo remitió a la situación del 2010, cuando una gran lluvia y un posterior alud, provocó un caos en la ciudad y se llevó tres vidas. Desde entonces, la ciudad se ha comenzado a preparar para estas extrañaras lluvias que hacen caer la lluvia de un año en pocas horas.

Los muertos que no existieron

Desde las primeras horas de la emergencia los mensajes de Whatsapp y en Facebook se replicaron por montones. Fotos de inundaciones viejas, muertos inventados y derrumbes de edificios son algunas de las falsas alarmas que pusieron histéricos a los vecinos.

Algunos medios locales no contribuyeron. Un par de radios, comenzaron con transmisiones de emergencia para brindar “información” a los vecinos. Sin embargo, esta herramienta sirvió de amplificador para extender las informaciones sin corroborar.

El intendente Carlos Linares, y sus distintos funcionarios, se encargaron de ir desmintiendo de a uno los rumores. El único muerto confirmado a causa del desastre es un accidentado en la conocida por los locales como Bajada de Los Palitos a causa de la niebla.

Por la noche del miércoles la falsa información dictaba que había, por lo menos, tres personas muertas y en situaciones extrañaras: aplastados por edificios, llevados por la correntada en busca de su pareja y gente que saliendo a ayudar no volvió.

La dispersión de falsas informaciones también se llevó puesto a un funcionario provincial. El gobernador Mario Das Neves anunció este jueves en conferencia de prensa que le pedirá la renuncia a Ricardo Murcia, subsecretario de Regulación y Control Ambiental, por haber difundido información no cierta en redes sociales. Después de calificarlo de “imbécil” aseguró que muchos “se vende mugre” en momentos críticos pero es más graves cuando “esa mugre la tiramos nosotros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *